Visitas al dentista durante el embarazo

El embarazo es un periodo en el que el cuerpo de la mujer está en constante cambio. Muchos de estos cambios, tanto físicos como emocionales, pueden afectar a la salud bucodental de la embarazada, por lo que es muy importante no dejar de lado la visita al dentista durante el embarazo.

Siempre recomendamos que agendes una visita al dentista al conocer tu embarazo y hacer revisiones periódicas durante los meses de gestación para tener controlada cualquier posible patología.

Además, en caso de tener intención de quedarte embarazada te recomendamos visitar con anterioridad al dentista para valorar si necesitas algún tratamiento que durante la gestación no sea conveniente realizar.

La relación entre la gestación y la visita al dentista puede generar dudas y por ello os compartimos nuestra respuesta a las más comunes. En cualquier caso, en la próxima revisión en la clínica, no dudes en preguntarnos.

Durante el primer trimestre del embarazo se forman las estructuras principales del bebé y por tanto sólo se aconsejan tratamientos de urgencia. La Sociedad Española de Odontología Pediátrica recomienda realizar en el segundo trimestre cualquier tratamiento necesario, con anestesia local, y en el tercer trimestre se desaconseja porque puede resultar más incómodo tanto rato en el sillón.

Aunque durante el segundo trimestre del embarazo se pueden realizar tratamientos dentales, sí que sería preferible evitar cualquier tipo de tratamiento no urgente hasta estar recuperada del parto. Solo se harían aquellos tratamientos que no se puedan demorar por dolor o por infección.

Con respecto a la radiación, es cierto que el haz de rayos no va dirigido hacia el abdomen y el nivel de radiación es pequeña. Según la Sociedad Española de Odontología Pediátrica, se pueden realizar radiografías dentales durante la gestación si se cubre el abdomen con un delantal de plomo que proteja al bebé.

Como nos explica el Dr. Regidor, las radiografías no dejan de ser casi imprescindibles ante cualquier tratamiento para garantizar un diagnóstico correcto, por ello en caso de tener que realizar alguna es preferible una radiografía 2D, que no son de cuerpo entero y por lo tanto tienen menos radiación, e intentar realizar el tratamiento en el segundo cuatrimestre.

El doctor Regidor nos explica que durante el periodo de lactancia el único inconveniente es tener que coordinar las tomas del bebé con la anestesia, ya que no es recomendable dar pecho durante las horas en las que la anestesia está presente en el cuerpo por riesgo de traspaso al bebé.

Para las madres lactantes, solemos recomendar, en caso de que sea posible, extraer previamente leche para dársela al bebé durante las horas posteriores al tratamiento. Hasta que se haya eliminado la anestesia será necesario desechar la leche que se produzca.

Siempre y cuando sea necesaria si, si está controlada solemos verles una vez por trimestre y no se hace profilaxis, pero es ideal que vengan al menos a revisión. En caso de que fuese necesario el mantenimiento periodontal se realiza durante el segundo trimestre, igual que cualquier otro tratamiento necesario, porque es el periodo más adecuado de la gestación.

Como ya hemos explicado anteriormente en el blog es una patología común en las embarazadas, sería ideal reducir al máximo la cantidad de bacterias de la boca para así poder tener controlada la respuesta inflamatoria exagerada que puede haber por los niveles hormonales desproporcionados.

Solemos prescribir algún colutorio con clorhexidina para prevenir la aparición, pero es importante valorarlo en cada caso individual y sobre todo acudir a revisión cada trimestre y estar atenta a cualquier cambio o alteración en nuestra boca.