Verdades y mitos sobre estética dental

Muchos son los pacientes que buscan una sonrisa perfecta. Si bien lo fundamental es tener una boca sana, cada vez son más las personas que se preocupan por la estética de su sonrisa. Sin duda, los tratamientos de este tipo han visto su demanda notablemente incrementada, pero existen muchos mitos sobre estética dental que debemos empezar a señalar.

Existe mucha desinformación en torno a la odontología estética. En Internet proliferan artículos con información no profesional y si a eso le añadimos una obsesión por tener la sonrisa perfecta, en algunos casos nos encontramos con pacientes que se someten a procedimientos con nula base médica/científica y fuera de un adecuado control profesional. Métodos dudosos que exponen a dientes y encías a terapias peligrosas y dañinas.

Tratamientos de estética dental más habituales

Los tratamientos de estética dental que se realizan bajo supervisión de un odontólogo en nuestra clínica son:

  • Blanqueamiento dental: cómo explica la Dra. Lidia Zarzuela en la segunda entrega de “Tu Guía Dental”, el blanqueamiento dental es un tratamiento estético por el cual eliminamos las manchas externas producidas por ciertos hábitos como el tabaco y la dieta y con el cual otorgamos y devolvemos la blancura y la luminosidad al diente. El blanqueamiento dental es un tratamiento estético conservador, sin riesgos y efectivo en el tiempo. Existen varias maneras de llevar a cabo este tratamiento de estética dental.
  • Carillas de composite: indicadas en aquellos casos en los que los dientes presentan formas irregulares, tamaño alterado y presencia de espacios negros entre los mismos. El tratamiento consiste en adherir al diente un material del color deseado, consiguiendo la estética y color planificados. Es un procedimiento totalmente indoloro y reversible, que nos permitirá realizar cualquier modificación con el tiempo.
  • Carillas de porcelana: consisten en finas láminas de porcelana realizadas a medida en el laboratorio, que se unen a los dientes para darles el tamaño, la forma y el color deseado. Son necesarias varias visitas puesto que primero se debe toca el diente, a continuación, se toman medidas y se mandan al laboratorio de prótesis dental para, posteriormente, cementar la carilla en la superficie del diente. A diferencia de las carillas de composite, este proceso es irreversible.

Mitos sobre estética dental

Mitos sobre estética dental - InfografíaAsí pues, y una vez aclarados cuáles son los tratamientos de estética profesionales y sin perjuicio alguno para nuestra salud bucodental que se llevan a cabo en Clínica Ortiz-Vigón, pasemos a indicar y aclarar algunas de los mitos sobre estética dental que circulan en el día a día:

  • Nuestros dientes son blancos: no es cierto. Cada persona tiene una tonalidad distinta de su dentadura, que se ve influenciada por la genética de cada uno/a.
  • Blanqueamiento dental para cualquiera: si bien el blanqueamiento dental es un tratamiento sencillo, no siempre puede llevarse a cabo en todos los pacientes. Y es que, dicho procedimiento aumenta ligeramente la sensibilidad dentaria, y quizá no pueda realizarse en pacientes con hipersensibilidad. La alternativa son las carillas.
  • La higiene dental no está relacionada con la estética: es más, además de ser primordial para una buena salud bucodental, si se quiere mantener la tonalidad más clara posible es importante ser rigurosos con la higiene.
  • Hacerte un tratamiento de estética dental fuera de un centro odontológico: por si aún no queda claro, ningún profesional de los centros de belleza puede realizar este tipo de tratamientos. Estos procedimientos deben ser siempre realizados en una clínica dental y bajo la supervisión de un odontólogo. En algunos centros de belleza se han utilizado sustancias como peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida de forma descontrolada, viéndose irreversiblemente afectados el esmalte, la dentina y la pulpa dental.
  • El bicarbonato y el limón blanquean los dientes: no usarlos bajo ningún concepto como remedio casero. El bicarbonato es altamente corrosivo y abrasivo y puede provocar problemas de sensibilidad dental. Por otro lado, la acidez del limón daña de forma progresiva el esmalte y lo decolora, haciendo que la pieza dental quede más expuesta a posibles caries y fracturas.

Un ejemplo de imprudencia

Hace unos meses, un artículo del periódico El País se hacía eco de los pseudoconsejos de estética dental que ha ofrecido una bloguera mexicana. La influencer en cuestión se llama Yuya, una joven de 23 años a quien le siguen en Instagram más de 17 millones de personas y que cuenta con 8 millones de seguidores en Twitter. Como decimos, la joven mexicana decidió aventurarse con la odontología estética en uno de los vídeos que compartió con sus seguidores y que ya han visto más de 7 millones de personas.

Mitos sobre estética dental: la imprudencia de una bloguera mexicanaComo recoge el mencionado periódico, “el primero de sus trucos caseros para lucir una sonrisa radiante consiste en cepillarse los dientes con una pasta hecha con aceite de coco, esencia de menta y bicarbonato. El segundo consiste en un enjuague a base de agua y vinagre. El tercero, posiblemente el más difundido en las redes sociales, consiste en cepillarse los dientes con una pasta hecha con limón y bicarbonato. El cuarto y el quinto se basan en restregarse los dientes con frutas, con fresas machacadas o con la piel de un plátano.

Todos los “métodos” blanqueadores propuestos por la instagramer originan la erosión del esmalte dental, que se erosiona por fricción o por ataque ácido a causa de, por ejemplo, elementos como el bicarbonato. Frotando esta sustancia contra nuestra dentadura, lo único que se provoca es el desgaste del esmalte, capa que no se regenera nunca. Si además, nos frotamos los dientes con zumo de limón, vinagre o con cualquier fruta rica en ácidos, estaremos promoviendo la desaparición del esmalte. Y Yuya, que no es odontóloga, lo que propone precisamente son formas de erosionar el esmalte, tanto por fricción como por acidez, que producen daños irreparables.

Por lo tanto, una vez aclarados los mitos sobre estética dental, recordamos que si alguien desea mejorar la estética de su boca, deberá acudir a un profesional de la odontología que analice y haga el diagnóstico pertinente, de forma que además de mejorar el aspecto de su boca y dientes, el paciente pueda mantener o mejorar su salud bucodental. Pide cita en Clínica Ortiz-Vigón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.