¿Sabes cómo afecta la diabetes a la salud de tus encías?

La diabetes y la salud de tus encías tienen una relación bidireccional. El papel de la diabetes como factor de riesgo en la periodontitis y viceversa se ha debatido durante las últimas décadas. Al igual que con otras enfermedades sistémicas, existen númerosos estudios que confirman una relación entre ambas patologías.

Por un lado, la diabetes mellitus es un factor de riesgo en la aparición y progresión de la enfermedad periodontal y, por otro lado, la evidencia científica sugiere que la periodontitis avanzada compromete el control glucémico del paciente.

La clínica dental es un lugar clave para detectar de manera precoz la diabetes y por ello ponemos el foco en el historial clínico de nuestros pacientes, para facilitar un trabajo entre odontólogo y endocrino en el diagnóstico y tratamiento de la diabetes.

La diabetes mellitus incluye un grupo de enfermedades metabólicas que se caracterizan por un exceso de glucosa en la sangre, debido a defectos en la producción o acción de la hormona insulina.

La enfermedad periodontal es una inflamación generalizada de nuestras encías que provoca la destrucción del hueso que sustenta los dientes, por ello es importante su prevención, detección precoz, tratamiento en los casos que fuera necesario y seguimiento.

¿Cómo se relacionan la diabetes y la enfermedad periodontal?

 

Un síntoma común de las personas diabéticas y los pacientes con enfermedad periodontal es la inflamación y sangrado de las encías. Los estudios realizados prueban que los procesos inflamatorios están aumentados en los tejidos periodontales de los pacientes diabéticos. Por ello es importante hacer un seguimiento exhaustivo de la salud bucodental de los pacientes diabéticos. Nuestro equipo de mantenimiento periodontal nos explica que mantener los niveles de placa bacteriana controlados en la boca facilita el mantenimiento de los niveles de glucemia.

Para aquellos pacientes que no estén diagnosticados como diabéticos la prevención es clave. Acudir a las revisiones periódicas y a los mantenimientos periodontales, al menos dos vez al año, permite controlar el nivel de placa bacteriana, prevenir la enfermedad periodontal y a la vez el posible desarrollo de diabetes.

Cabe destacar que las personas con diabetes aún no diagnosticada pueden ser identificados en sus revisiones dentales como personas de riesgo alto y se aceleraría su diagnóstico.

Del mismo modo, es muy importante informar a la población general de la relación entre ambas patologías. Se trata de dos enfermedades crónicas que requieren de un seguimiento y control periódico. El diagnóstico precoz de cualquiera de ellas ayuda en la prevención de la otra. Tal y como confirma nuestros especialistas en periodoncia, la salud de nuestras encías es de nuevo crucial para garantizar un estado de salud general.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.