Riesgos de los piercings orales para la salud de boca

El uso de piercings está ampliamente extendido entre la población, habitualmente en los jóvenes y adolescentes y la cara es uno de los lugares más comunes. Los piercings orales están desaconsejados por los dentistas, los especialistas coinciden en que los piercings en la lengua, los labios o el frenillo tienen consecuencias importantes en nuestra salud bucodental.

Riesgos de usar piercings orales

En primer lugar, hablamos de posibilidad de rechazo o infección en el momento de la perforación y hasta que el tejido cicatrice. La cavidad oral es un entorno húmedo y eso dificulta la cicatrización.

La perforación puede ser dolorosa y la zona tiene riesgo de inflamación, la cual puede durar un par de semanas. En caso específico de los piercings linguales el riesgo de hemorragia es mayor, porque se trata de una zona de nuestro cuerpo con muchos nervios y vasos sanguíneos.

Por otro lado, piercings como el de la lengua pueden alterar tu pronunciación y fonética.

Los riesgos para salud bucodental son elevados, por ello os recomendamos valorarlas antes de tomar la decisión de realizaros un piercing oral.  Aquí os detallamos las consecuencias para la salud de tu boca:

Daños en el esmalte dental

Los dentistas desaconsejan su porque puede afectar de manera traumática al esmalte de los dientes, provocando atricción. Conocidas como erosiones por contacto, el roce de los piercings en nuestros dientes puede debilitar el esmalte de la pieza dental. Este contacto expone la dentina (capa interna de nuestros dientes), una capa porosa que al quedar expuesta aumenta el riesgo de caries, de sufrir sensibilidad dental e incluso de fracturas.

El uso de piercings orales también afecta a tus encías

En el caso de los piercings labiales se trata de un objeto que aumenta la posibilidad de recesión de encías. El roce del objeto externo con el diente y la encía provoca una recesión del tejido gingival. La recesión de encías provoca una sobreexposición del diente que a largo plazo favorece la movilidad del diente y aumenta el riesgo de pérdida.

Además, los piercings bucales aumentan el riesgo de gingivitis o infección periodontal. El contacto del metal aumenta la acumulación de placa bacteriana y por ello nuestra salud periodontal se ve afectada.

piercings bucales

Riesgo de halitosis

La acumulación de placa bacteriana tiene una relación directa con la halitosis por tanto es importante llevar una higiene dental estricta para reducir la cantidad de bacterias en nuestra boca y evitar problemas de mal aliento.

Los piercings también afecta a la oclusión

Al introducir un cuerpo extraño en la boca se puede alterar la fuerza que ejerces con la lengua y esto puede modificar también la posición de los dientes y por ende la oclusión (o mordida).

¿Qué pasa si utilizas ortodoncia?

El uso de piercings orales está totalmente contraindicado en el caso de ser pacientes de ortodoncia, especialmente si utilizas ortodoncia con brackets porque el objeto tiene riesgo de roce o de engancharse con la aparatología física.

En el caso de utilizar ortodoncia con alineadores transparentes no existe el riesgo de que enganche en la ortodoncia, pero sí que existe riesgo de recesión de encías, de dañar el esmalte y el resto de consecuencias explicadas.

Cómo cuidar la salud de tu boca si utilizas piercings orales

Como hemos dicho, los dentistas desaconsejan el uso de piercings bucales o periorales. Sin embargo, en caso de que lo lleves te queremos hacer algunas recomendaciones. Es imprescindible seguir una estricta rutina de higiene bucodental y acudir a revisiones. Además, sigue los siguientes consejos:

  • Presta atención a signos de infección como inflamación o erupciones extrañas.
  • Mantén la zona limpia y emplea colutorio a diario.
  • Vigila los movimientos del piercing al comer y hablar.
  • A la hora de hacer deporte, vigila especialmente, si puedes retira el piercing y utiliza protector bucal.
  • Sigue una rutina de cepillado dental mínimo dos veces al día y acude a las revisiones periódicas con el dentista.

Pregunta a tu higienista en tu próxima revisión o solicita una cita con los doctores y resuelve todas tus dudas.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.