Qué son los cepillos interproximales y cómo utilizarlos

¿Conoces la importancia de utilizar cepillos interproximales o hilo dental? El uso diario del cepillo de dientes nos permite limpiar gran parte de la superficie de los dientes en los cuales se acumulan restos de alimentos, pero no nos deja acceder a esos pequeños huecos que hay entre cada pieza dental.

Se ha establecido la idea errónea de creer que simplemente con el cepillado ya se puede mantener una correcta higiene bucal y es por eso que la mejor opción es recurrir a otros productos de higiene oral que nos permitan profundizar en la limpieza total de la boca tras cada comida, como la seda dental, los colutorios y los cepillos interproximales.

Qué son los cepillos interproximales y para qué sirven

Ya os hemos hablado anteriormente del hilo dental y de cómo usarlo, ahora llega el turno de los cepillos interproximales.  Una herramienta que se debe utilizar para mantener nuestras encías sanas y libres de inflamación.

Son unos instrumentos alargados de higiene bucodental de un tamaño más pequeño que uno manual convencional y que tienen un cabezal cilíndrico o cónico que sirven para llegar a la mayor parte de la superficie de los dientes y encías donde el cepillo habitual no llega para eliminar los restos de comida y placa bacteriana.

Estos cumplen una función similar al hilo dental, pero ¿en qué se diferencian? ¿Cuándo es más aconsejable utilizar cepillo interproximal y/o hilo dental?

Ambos instrumentos complementan la higiene bucodental eliminando la placa, y los restos de comida, pero cuando hay troneras, espacios entre los dientes y las encías, estos son más útiles para retirar los restos de comida.

Sobre todo, los interproximales son realmente prácticos cuando se lleva una ortodoncia fija como los brackets o se ha padecido alguna enfermedad de las encías, como la periodontitis y las caries. En estos casos los espacios interdentales son mayores, por lo que la seda dental resulta insuficiente.

Además, se recomienda su uso en pacientes portadores de prótesis sobre implantes para limpiar de manera más efectiva entre las coronas (dientes) y la encía.

CEPILLOS INTERPROXIMALES

Tipos de cepillos interproximales

Podemos diferenciar los tipos de cepillos interdentales según la forma y el diámetro del espacio interproximal, puesto que estos pueden variar en cada persona. Los más gruesos son perfectos para limpiar espacios más amplios, mientras que los finos permiten eliminar la placa bacteriana en los espacios interdentales más estrechos.

Podemos clasificarlos en función de su grosor, puesto que cada uno tiene asignado un color diferente y la elección de uno u otro variará en función del espacio que tengamos.

Esta relación de los tamaños con los colores varía según la marca comercial. Por ello para elegir el tamaño más adecuado, es importante que sean los filamentos y no el alambre los que estén en contacto con los dientes para asegurarnos de arrastrar los restos de comida y las bacterias adheridas a la superficie. En caso de utilizar uno de un grosor inferior al adecuado, no se eliminarán de la manera esperada. Consulta a tu higienista cual es el tamaño que mejor se adapta a tu boca.

¿Cómo se utilizan los cepillos interproximales?

Una vez tengamos claro cuál es el tamaño de cepillo interproximal que necesitamos, estos son los pasos a seguir para limpiar los espacios interdentales antes del cepillado:

  1. Pasa el filamento del cepillo, en lugar del alambre, por el espacio interdental que queda entre los dientes con movimientos horizontales, de fuera hacia dentro. Recuerda que el alambre no debe tocar los dientes.
  2. Evita girar el cepillo para no hacerte daño en la encía y hacerlo siempre con suavidad.
  3. Recuerda hacerlo siempre con suavidad y sin forzar para no dañar las encías.
  4. Haz esta misma maniobra en todos los espacios interdentales, tanto en la arcada superior como en la inferior.
  5. A continuación, utiliza el cepillo de dientes habitual para seguir con la rutina de higiene.
  6. Para terminar, enjuágate con agua para eliminar los restos de alimentos.
  7. Recuerda limpiar bien el cepillo interproximal después de su uso y cambiarlos cuando notemos los filamentos desgastados.

 

Una buena rutina de higiene bucodental es la mejor manera de mantener nuestra boca sana y prevenir el desarrollo de enfermedades periodontales. Por eso, el uso de los cepillos interproximales se aconseja diariamente, de manera complementaria al cepillado y al hilo dental.

La salud de nuestras encías está directamente relacionada con nuestra salud general, existen numerosos estudios que relacionan la enfermedad periodontal con otras infecciones sistémicas como las enfermedades cardiovasculares, el Alzheimer o la diabetes. Por eso es importante acudir a las revisiones y mantenimientos periodontales cada seis meses y seguir los consejos de la higienista para el cuidado en el día a día.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.