Práctica del deporte y salud bucodental

Deporte y soledad

Es habitual que la gente que practica deporte de forma regular cuide muchos aspectos de su día a día para mantener un estado de forma óptimo y prevenir lesiones o males mayores. Control en la dieta, respetar los periodos de descanso o simplemente, usar material o ropa deportiva especializada para su práctica, son entre otros, algunos de los hábitos de los deportistas. Pero… ¡ojo! ¿Eres deportista y sufres algún tipo de lesión de forma recurrente? Puede que sufras algún problema en tu salud bucodental que te esté perjudicando.

No hace tantos años que se estudia la relación entre el rendimiento deportivo y la salud bucodental. No obstante, los últimos años se viene demostrando que los problemas en la boca no sólo influyen en el bienestar general, sino que, en el caso de los deportistas, sobre todo de élite, éstos problemas pueden negativamente influir en su rendimiento.

Bacterias e infecciones

Lo primero es destacar que las personas que practican deporte tienen mayor riesgo de padecer caries, debido al alto consumo de hidratos de carbono y de bebidas azucaradas para rehidratarse. Un exceso de placa bacteriana, una o varias caries que a primera vista no se ven pero que nuestro dentista si detectará, o la inflamación en el periodonto pueden provocar lesiones articulares y musculares recurrentes o dificultar su curación una vez producidas.

Deporte y estiramientos

Muchos os estaréis preguntando “¿por qué?”. Pues bien, los dientes están regados por sangre y la sangre transporta las bacterias al resto del cuerpo. En caso de existir problemas bucodentales, esas bacterias van a expandirse por todo el cuerpo, afectando también los músculos. El traslado de las bacterias a los músculos puede provocar pérdida de tono fibrilar, causando fatiga muscular o inflamación articular, motivo suficiente para producir desgarros, dolores articulares, o lesiones tendinosas.

Maloclusiones dentales y otras patologías

Para los profesionales o amateurs del deporte, padecer ciertos dolores puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso, o el disfrute y el sufrimiento de la práctica en el caso de los aficionados. Una mala alineación de los dientes, o lo que es lo mismo, una mala oclusión puede llegar a producir el 30% de los dolores musculares de espalda y cuello según los últimos estudios. No sólo eso, sino que puede provocar alteraciones en el equilibrio, dificultando la correcta práctica deportiva.Deporte y protector

Por otro lado, es sabido que los deportistas cuidan su alimentación de alguna forma u otra, dependiendo del grado de profesionalización claro está. Al margen de la dieta, la ausencia de piezas dentales no permite una buena masticación de los alimentos y, por tanto, la digestión se ve alterada. Es conveniente hacer la digestión de forma correcta, ya que es un proceso que requiere mucho flujo sanguíneo y sin embargo, para practicar deporte sin correr riesgo, es aconsejable que tengamos el flujo de sangre concentrado “regar” los músculos y no otras funciones.

El bruxismo, del que ya hemos hablado en otra ocasión, puede ser un problema frecuente entre los deportistas debido a la tensión que acumulan. El bruxismo produce también contracturas musculares, que provocarán dolores de cabeza y cuello. La mandíbula contracturada dificulta el control sobre los movimientos que afectan a la cabeza, cuello y hombros, limitando el potencial rendimiento.  Más oxígeno, menos estrés y ácido láctico es lo que se obtiene con una mandíbula relajada, incrementando de este modo la resistencia.

 

Y para finalizar, un pequeño recordatorio a todos aquellos que practicáis algún deporte de contacto o actividad susceptible de sufrir golpes, como por ejemplo el rugby: no olvidéis usar material que os proteja la boca; ahora ya sabéis qué puede pasar si vuestra boca no está del todo sana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última actualización:

Última actualización: