Pequeños consejos para Navidad y… ¡felices fiestas!

Navidad y galletas

Antes de que nos haya dado tiempo a darnos cuenta, ya ha llegado de nuevo la Navidad. Son fechas señaladas y si bien es cierto que hay quien no disfruta con ellas, para muchos es época de felicidad, ilusión, magia y reencuentros con familia y amigos. Lo que es indudable, es que se respira un ambiente distinto y que hacemos cosas fuera de nuestra rutina durante ésta época.

Y si hablamos de Navidad, tenemos que hablar de cenas y comidas. Cenas y comidas abundantes, en las que habitualmente comemos más de lo que lo hacemos el resto del año y nos llevamos a la boca manjares que en otras fechas no probamos. No queremos ser aguafiestas, pero es aconsejable recordar, a modo de previsión, cómo nos pueden afectar a la salud bucodental ciertos alimentos y/o excesos.

A tener en cuenta en la mesa

  • Dulces: mazapanes, bombones… la hora del postre es en Navidad, sin duda, la fiesta del azúcar. Ingiriendo tanta cantidad de azúcar, elevamos el riesgo de caries y aumentamos la sensibilidad dental.
  • Alimentos duros: turrones, mariscos, etc.: debemos tener precaución a la hora de morderlos, ya que nuestras piezas dentales pueden verse dañadas, sobre todo si llevas restauraciones de composite o carillas de porcelana.
  • Bebidas ácidas: el vino blanco en mayor medida que el tinto, la cerveza, los refrescos, las bebidas energéticas… en Navidad tendemos a dejar un poco de lado el agua e ingerimos otras bebidas. Simplemente recordar que la acidez de las bebidas mencionadas afectará especialmente a tu sensibilidad dental.

Mantener hábitos y disfrutar

Los cambios de rutina trastocan también nuestros hábitos bucodentales. En la Clínica Ortiz-Vigón queremos que disfrutéis de las fiestas al máximo, aunque no sin antes daros algunos breves consejos:

Navidad y regalo

  1. Un cepillo a mano: muchas cenas y comidas se producen fuera de casa. No sólo eso, sino que tendemos a comer más entre horas. No cuesta mucho llevarnos con nosotros un cepillo y pasta de dientes, aunque sean de viaje, de forma que no perdamos la costumbre de limpiarnos los dientes cuando toca. ¡Son sólo unos minutillos!
  2. No abandones los consejos de tu dentista: si estás siguiendo un tratamiento dental, no descuides las pautas del dentista. Hacerlo, puede empeorar, retrasar, estropear… el tratamiento. ¡Intenta compaginar!
  3. Regalos útiles: efectivamente. A veces nos encontramos en el aprieto de no saber qué regalar. Pues bien, los productos que ayuden a mejorar la salud bucodental, como puede ser un cepillo eléctrico, pueden ser un acierto.

Y para finalizar, en la Clínica Ortiz-Vigón, recomendamos… sonreír. No sólo te hará feliz a ti, también a los que te rodean. Si hemos sido formales con nuestra salud bucodental… ¿por qué no presumir de nuestra sonrisa? ¡Felices fiestas y a disfrutar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.