¿Cómo elegir cepillo de dientes?

Cepillo de dientes

Al igual que cada uno de nosotros va a utilizar un factor de protección solar diferente según nuestro tipo de piel, el cepillo de dientes que tendremos que utilizar también será diferente según nuestra dentadura.

Ahora bien, ¿cómo elegir el cepillo más adecuado? Debido a la gran variedad de formas, tamaños, modelos, marcas… que podemos encontrar en el mercado, es normal que no sepamos cuál elegir. Hay una serie de variables que tenemos que tener en cuenta

  • Marcas certificadas por la Unión Europea. Al comprar un cepillo de una marca certificada, nos aseguramos de que el corte de los filamentos es el adecuado. Si utilizamos un cepillo sin marca o de una marca no certificada, puede que los filamentos del cepillo se abran al cepillarnos los dientes y se desgasten más fácilmente, provocando así daños en las encías.
  • ¿¿Cepillo eléctrico o manual? Ambos cepillos pueden ser igual de eficaces en la higiene dental si su uso es correcto. Es cierto que el cepillo eléctrico ofrece algunas ventajas:
    • El giro del cabezal es rápido y automático, lo que hace que la limpieza dental se complete en menos tiempo.
    • La placa bacteriana se elimina sin ejercer demasiada fuerza sobre la superficie del diente. Con un cepillo manual podemos no ser conscientes de la fuerza que estamos ejerciendo.Demasiada fuerza puede provocar daños en las encías. El cepillo eléctrico regula esta fuerza. Además, hay estudios que demuestran que el cepillo eléctrico elimina una mayor cantidad de placa que el manual.
    • El cepillo eléctrico dispone de un reloj que medirá el tiempo real de cada cepillado, algo que, con el cepillado manual, es más difícil de controlar.
  • Dureza: Como norma general, los cepillos de dureza media son ideales para eliminar la placa y los restos de alimentos. Siempre será mejor consultar a nuestro dentista cuál será el mejor cepillo en nuestro caso, ya que, si nos hemos sometido a una cirugía, por ejemplo, será mejor utilizar un cepillo con filamentos suaves (blando).
  • Cambio de cepillo: En la Clínica Ortiz-Vigón utilizamos un truco para recordar cuándo tenemos que cambiar el cepillo de dientes: “Cambio de estación, cambio de cepillo”. Es decir, cambiaremos el cepillo cada tres meses. Se debe reemplazar cuando los filamentos se desgasten, ya que un cepillo gastado puede dañar el tejido de las encías.

En definitiva, no existe una fórmula matemática para elegir el cepillo que mejor se adapte a tu boca, pero estas recomendaciones te pueden servir de guía para elegir la mejor opción. Como siempre, si tienes alguna duda al respecto, estaremos encantados de resolverla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.