Conociendo a… María

María Cano

Anestesia y sedación

conociendo-a-maría

La clínica y los pacientes

¿Por qué elegiste esta profesión?

Siempre he querido ser médico, desde niña, de una manera casi instintiva. Una vez que empecé la carrera, tenía claro que quería hacer algo diferente, plural, variado. Algo de lo que nunca me cansara, con múltiples campos de acción y sobre todo dinámico y con un punto de emoción, y la emergencia de la anestesia, ¡¡¡emoción tiene mucha!!!

¿Qué tres cualidades debe tener alguien que se dedique a lo mismo?

Serenidad, templanza y mucho sentido común.

¿Cómo es un día de tu trabajo en la clínica? 

En la clínica me dedico a hacer sedación consciente a los pacientes que van a ser sometidos a procedimientos complejos o pacientes que por sus características requieren cuidados especiales. Es una parte de la especialidad muy agradecida, sobre todo para los pacientes con mucho miedo al dentista. Actualmente se hacen con sedación muchos procedimientos que antes se hacían sin ella como colonoscopias u otras exploraciones. En el campo de la odontología es lo mismo y dentro de unos años será impensable pasar por cirugías orales con el paciente despierto, sobre todo en cirugías largas y complejas, pero también en otros procedimientos en aquellos pacientes que sencillamente no quieran enterarse de nada. Yo siempre he ido al dentista nerviosa así que hubiese agradecido tener la opción de la sedación consciente, que además de ser una técnica súper segura, hace que cualquier intervención sea mucho más llevadera.

¿Qué es lo más satisfactorio de trabajar en Clínica Ortiz-Vigón?

El trabajo en Ortiz-Vigón es muy gratificante, sobre todo por el personal de la clínica. El equipo humano es increíble, desde la recepción, hasta los auxiliares y equipo médico. A mi me hacen el trabajo muy fácil y agradable.

¿En qué se diferencia esta clínica del resto?

La clínica tiene muchas cosas buenas. El trato al paciente es siempre exquisito, mimando los pequeños detalles. El equipo médico es altamente cualificado y profesional, puntero, innovador y siempre a la última. Y las higienistas y auxiliares, hacen un trabajo fantástico. Las chicas de recepción gestionan de maravilla el ritmo, muchas veces frenético de la clínica.

¿Un consejo para nuestros pacientes?

Clínica Ortiz-Vigón para tratarse es desde luego una gran elección, así que lo más difícil ya lo han hecho. Ahora sólo tienen que tener confianza y estar tranquilos.

De cerca

A María le encanta correr, no nos sorprende que le guste andar en moto

Si no te dedicaras a esto, ¿en qué crees que hubieses trabajado?

Pues la verdad es que siempre he pensado que si no me dedicara a la medicina, me hubiese gustado hacer algo relacionado con el arte o la música, aunque no tengo mucho talento, creo que me hubiese muerto de hambre…

¿Una cualidad que valores en los demás?

La lealtad, es algo básico.

¿Y una que te defina?

La perseverancia.

¿Un hobby?

Pues me encanta correr. En el trabajo siempre voy con prisa y corriendo a todas partes, así que cuando acabo, me calzo las zapatillas y ¡sigo un rato más!

Pregunta

Filias, que no fobias

Un libro: El Principito

Una película o serie: Desayuno con diamantes

Una canción: Concierto para piano n.º 20 de Mozart o Riders On The Storm de los Doors

Un sitio para perderte: el mercado de cualquier ciudad

Pregunta

María Cano no es la única compañera que ha compartido su faceta personal. ¿Quieres saber cómo empezaron aquí, que les apasiona y cómo son otros miembros del equipo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.